SU MAJESTAD EL REY SE CONVIERTE EN CAPITÁN GENERAL DE LOS EJÉRCITOS

D. Juan Carlos sanciona la disposición legislativa
CEREMONIA DE ABDICACIÓN DE JUAN CARLOS I EN EL PALACIO REAL
18 junio, 2014
EL ARZOBISPO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA ES CONDECORADO CON EL COLLAR DEL CAPITULO NOBLE DE FERNANDO VI
29 abril, 2015
Ver todas

SU MAJESTAD EL REY SE CONVIERTE EN CAPITÁN GENERAL DE LOS EJÉRCITOS

SU MAJESTAD EL REY SE CONVIERTE EN CAPITÁN GENERAL DE LOS EJÉRCITOS

Imágenes del acto castrense de imposición del fajín

Imágenes del acto castrense de imposición del fajín


Con carácter previo a la ceremonia oficial de proclamación del nuevo Rey antes las Cortes Generales, ha tenido lugar la asunción por D. Felipe del grado de Capitán General de los Ejércitos.

En consonancia con lo dispuesto en el artículo 62 de la Constitución, corresponde a Su Majestad el Rey el mando supremo de las Fuerzas Armadas. Pero, además, existe una acrisolada tradición por la cual los soberanos españoles ostentan tal distinción.

Respecto del grado de Capitán General, sus orígenes son todavía más antiguos y proceden del reinado de los Reyes Católicos. La más antigua de las que se conservan es la Capitanía General de Galicia, con sede en La Coruña, siendo D. Fernando de Acuña su primer titular, entre 1480 y 1485. En una primera época, estos oficiales generales gozarían de amplias competencias, no solamente en el ámbito estrictamente castrense, sino que también gozaban de potestades gubernativas, administrativas y judiciales. Posteriormente, las Capitanías se extenderían a las Indias y, a partir del siglo XVIII, el reformismo borbónico y los Decretos de Nueva Planta incrementarían su importancia, lo que se mantendría a lo largo del siglo XIV, si bien ya con un carácter más militar que político, administrativo o judicial. Empleo tradicional en el Ejército, también lo fue en la Armada, si bien el primer Capitán General, el Marqués de la Victoria, no lo fue hasta 1750, por disposición de Fernando VI.

La mañana del 19 de junio, en la Sala de Audiencias del Palacio de la Zarzuela ha tenido lugar una ceremonia breve, pero no por ello menos solemne y, sobre todo, emotiva, en la que el ya abdicado D. Juan Carlos ha traspasado a D. Felipe la jefatura de las Fuerzas Armadas y le ha impuesto el fajín de Capitán General de los Ejércitos.

Por parte de la Familia Real han asistido Su Majestad la Reina Dña. Letizia, SAR la Princesa de Asturias, Su Majestad la Reina Dña. Sofía, SAAR las Infantas Dña. Sofía y Dña. Elena, así como el primogénito de ésta, D. Felipe Juan Froilán.

En representación de la cúpula militar han estado presentes el Ministro de Defensa, D. Pedro Morenés; el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el Almirante General D. Fernando García Sánchez; el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, Teniente General D. Jaime Domínguez Buj; el Jefe de Estado Mayor de la Armada, Almirante D. Jaime Muñoz Delgado; el Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, Teniente General D. Javier García Arnáiz; y el Director General de la Guardia Civil, D. Arsenio Fernández de Mesa.

Con visibles muestras de emoción D. Juan Carlos ha impuesto a su heredero el fajín encarnado con cinco entorchados, divisa exclusiva de los Capitanes Generales. Ambos lucían uniforme de gran etiqueta del Ejército de Tierra, compuesto de guerrera azul con tirilla, pantalón azul, zapatos negros y guantes blancos. Ostentaban las condecoraciones de la Insigne Orden del Toisón de Oro, de la que D. Felipe ya lucía la que corresponde al Gran Maestre, así como las placas de Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, en posición preferente; de la Gran Cruz al Mérito Militar; de la Gran Cruz al Mérito Naval; y de la Gran Cruz al Mérito Aeronáutico. El pecho de D. Juan Carlos se hallaba surcado por la banda celeste con filetes blancos de la Orden de Carlos III. No así la de D. Felipe.

A título de detalle, puede comentarse que la guerrera de D. Juan Carlos, como es habitual en su caso, ostentaba al lado izquierdo del pecho los bordados relativos a las cuatro órdenes militares españoles de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa. El tiempo se encargará de confirmar si Felipe VI sigue esta tradición, que inició Isabel II y continuaron Alfonso XII y Alfonso XIII.

Todos los asistentes, comenzando por el propio D. Juan Carlos y los demás miembros de la Familia Real han felicitado vivamente al nuevo Jefe de las Fuerzas Armadas.

El acto apenas ha durado unos minutos, pues se trata de uno más de los muchos que se encuentran previstos para la jornada de hoy. Se espera que los nuevos Reyes salgan en automóvil desde el Palacio de la Zarzuela hacia el Congreso de los Diputados en los próximos minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *